sábado, 12 de diciembre de 2015

Navidad en el bosque

A  partir de hoy, voy a alternar mis post con algun relato, a modo de cuento o historia. Este de hoy con el que me inicio, va dedicado a mis futuros nietos.

                       NAVIDAD EN EL BOSQUE

En realidad, la Navidad en el bosque comienza cuando caen los primeros copos. La ardilla se asoma por su madriguera, aparta los arbustillos que tapan la entrada, y ve que el abeto que está enfrente amanece cubierto de nieve.
- ¡Qué bien! - exclama-. Ya es Navidad.
Va corriendo a la madriguera de su vecino el erizo. 
- ¡Rizo, Rizo! - llama a toda voz -. Sal, que ya es Navidad.
El erizo sale a su puerta, frotándose los ojos. . .
- ¿Qué quieres? ¿Me puedes dejar dormir, o no ves que estoy invernando? 
- ¡Oh! perdona, es que vi nevar y me he dado cuenta de que ya está aquí la Navidad.
- Pues vaya novedad, como todos los años.
- Sí, pero es tan bonito. . . - dice la ardilla.
Subiéndose al abeto coloca, con sus patitas, una piña pequeñita a modo de adorno. Baja dando un salto y le dice a su vecino:
- ¿Y qué? ¿Has guardado mucha comida para el invierno? Yo tengo la despensa llena de bellotas, castañas. . . 
- No - le responde -. Cuantas veces te tengo que decir, que yo me como todo antes y luego duermo todo el rato. 
- Es verdad, ya me lo habías contado.
En ese momento, ven en un claro del bosque al corzo, que con su pata, aparta la nieve y come un poco de hierba. La ardilla va hacia él y le dice.
- ¿Sabes que llegó la Navidad? 
- A mi lo que no me gusta, es que nieve tanto - le contesta.
- ¿Por qué? la nieve es bonita. 
- Sí, para tí que tienes la comidita guardada, pero yo tengo que salir a buscarla y con nieve me da más trabajo encontrarla.
-Vaya, pues sí que tienes razón.
El erizo se volvió a esconder en su madriguera, el corzo siguió buscando comida y la ardilla se metió en su escondite, pensando que la Navidad no es igual para todos.

Esto que pasa con los animalitos es exactamente igual en los humanos, unos viven la Navidad con su casita llena de juguetes y alimentos. Otros no tienen casi nada, y a muchos les pasa como al erizo, están de mal humor o tristes y les da igual la Navidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario