viernes, 13 de noviembre de 2020

El bosque se viste de otoño


Los días se van acortando y el bosque cambia su vestuario. Poco a poco la clorofila va desapareciendo y el tono verde se transforma en amarillos, anaranjados y marrones. Los días soleados y las noches frías favorecen una bella otoñada, por contra, la lluvia y el viento aceleran la caída de hojas prematura y los colores no son tan bellos. El otoño es una de las estaciones más bonitas para observar la naturaleza, disfrutemos de la belleza que nos ofrecen nuestros bosques hasta la llegada del cada vez más cercano invierno.


viernes, 23 de octubre de 2020

El bosque de las ardillas


 El bosque se ha vestido de otoño. Las hojas secas abrigan el suelo y las setas hacen su aparición. Mamá ardilla sale a pasear con la pequeña ardillita. Para ella es su primer otoño en el bosque y pregunta:

-¿Por qué están todas las hojas en el suelo?

-Los árboles ya no las necesitan-responde mamy- las dejan caer caer al suelo, nos ayudan a construir nuestros refugios para cuando llegue el frío invierno.

Siguen en su paseo por el bosque y la ardillita señalando una seta pregunta:

-Me gusta esta casita ¿de quién es?

-Son hongos, sirven de refugio y alimento para muchos otros habitantes del bosque.

Como la pequeña no paraba de hacer preguntas su mamá le contó la historia del bosque:

-Cuando nací yo los árboles todavía eran pequeños y mis padres construyeron nuestro refugio en el tronco más alto. Allí pasé mi primer invierno, antes, en otoño recogimos hojas secas para poder dormir calentitos. También llenamos la despensa con nueces y bellotas, la comida es imprecindible.

La pequeña interrumpió el relato de su madre:

-¡Ahora los árboles son muy grandes!

-Así es, por eso tendremos abundancia de bellotas, contestó.

-¿Y cuando empezamos a recogerlas?

-Pronto, en cuanto lleguen los primeros fríos recogeremos todas las que encontremos,  el bosque se llenará de nieve subiremos a la casita  estaremos a salvo y calentitas.

-¿Dónde?  preguntó la pequeña.

-Ven, te lo mostraré.

Cruzaron el bosque y llegaron al árbol que había sido su vivienda, en lo alto del tronco estaba el hueco-madriguera. Mientras trepaban, mamá ardilla suspiró recordando su primer hogar. Allí sería de nuevo feliz con su pequeña. 

(Foto, fuente: Google)



jueves, 1 de octubre de 2020

Se inician los cambios


 Llega el tiempo de los cambios en la naturaleza. El otoño ha entrado con sus colores y sus olores. Castañas y nueces sirven de alimento, el suelo comienza a formar su alfombra con las primeras hojas que suavemente se desprenden de los árboles

Los habitantes del bosque se preparan para el descanso invernal, pronto buscarán refugio en oquedades y grietas. Mientras tanto los pájaros hacen acopio de alimento antes del frío. El petirrojo se toma un descanso y posa para la foto como el mejor modelo.

viernes, 11 de septiembre de 2020

La ranita feliz



 Un sapo se encontraba en la orilla de una charca. Era un día de verano con mucho calor y se agradecía el frescor del agua. Durante el día descansaba en su escondite y por la noche reanudaba su actividad, pero hoy había llegado dando un paseo hasta el agua. Escuchó un croar y vio una ranita que estaba agarrada a una hierba larga y fuerte. 

Don sapo preguntó con sorna: -¿No serás un principe camuflado? Siento decirte que yo no soy una linda princesa.

-No, contestó, solo soy una ranita y me está costando mucho aprender a nadar.

-¡Claro! dijo Don sapo, por eso necesitas la ayuda de esa hierba-cuerda.

-Sí, siguió diciendo la ranita, sin ella me hundo.

Don sapo se quedó pensativo y dijo: -Pues eso es un gran problema para una ranita.

Pasaron los días y el sapo regresó a la charca, tenía curiosidad por ver la evolución de la ranita. Miró hacia el lugar donde la había visto y ya no estaba, se preguntó que le habría ocurrido. Pero al mirar hacia dentro la vio nadando grácilmente y con soltura. Le dijo: -¡Ranita! me alegro de tu perfección natatoria.

-Gracias, Don sapo, todo esfuerzo tiene su recompensa.

-Cierto, respondió el sapo. Y se fue pensando que probablemente el principe hubiera sido un mal nadador, mejor ser una ranita feliz.



sábado, 22 de agosto de 2020

Sueños de una noche de verano

 El cielo en las noches de agosto es especialmente luminoso y estrellado.
Las Perseidas en su caída se unen a las hadas que habitan el bosque y nuestros deseos pasan fugaces sobre la bóveda celeste.
Sueños y deseos sencillos de cumplir, familiares y esenciales.
Nueva década en mi vida, nueva vida en mi década.
Sueños de una noche de verano.

jueves, 16 de julio de 2020

Vacaloura (Lucanus cervus)

Estos insectos acorazados son llamados Vacalouras en Galicia, (Lucanus cervus). Están protegidos por ser vulnerables y escasos. Necesitan un hábitat con madera muerta, robles preferiblemente, las larvas pasan unos cinco años alimentándose de madera en descomposición. Su vida de adultos es mucho más corta que la de larva, tan solo de quince días a un mes en ejemplares machos, las hembras tienen una vida un poco más larga.  Este año hemos visto tres ejemplares machos y dos hembras, solemos dejar algunos troncos de árboles  que caen en invierno y eso ayuda a la recuperación de estos beneficiosos equipos de saneamiento forestal, su presencia es indicativo de equilibrio biológico en el bosque.

viernes, 3 de julio de 2020

El patito azul

Me permito la licencia de versionar el clásico cuento del patito feo.

Mamá pata estaba impaciente, sus ocho huevos están a punto de eclosionar. En un extremo de la laguna se acumula la arena formando una pequeña playa, allí, bajo unos juncos es donde están depositados los huevos. Protegerlos de los depredadores era una árdua tarea, pero lo había logrado y ahora se acercaba el gran momento.
Los primeros rayos de sol iluminaban la laguna, el primer cascarón comenzó a agrietarse y poco a poco todos los patitos fueron saliendo bajo la atenta mirada de mamá pata.
Se dirigían en fila hacia el agua cuando al mirar atrás vio un último huevo que quedaba rezagado, todavía estaba rompiendo la cáscara y un extraño patito asomó su cabeza, no era tan bello como sus hermanos, de un feo color azul sus plumas estaban alborotadas y sin gracia, su pico era más grande. Al andar hacia sus hermanos sus zancadas eran torpes y "patosas" era el diferente...
Con el paso de los días los pequeños patitos agrandaron su belleza. Las patas que habitaban en la laguna decían:
-¡Qué belleza de patitos! pena del hermanito feo, los desluce-
Mamá pata dirigió la mirada hacia la bolita desmadejada y ayudando con su pico lo acercó a sus hermanos que jugaban en el agua, hasta era torpe nadando,suspiró resignada.
Pasó el invierno y llegó la primavera, los patitos se encaminaban al baño contentos, sus plumas ya habían cambiado y en el agua brillaban, pero un pato destacaba sobre los otros, su color azul resplandecía bajo los rayos de sol con extrema belleza. Era el primero en cruzar a nado la laguna y sus hermanos lo seguían con obediencia. Mamá pata miraba orgullosa desde la orilla y las otras patas decían:
-¡Cómo ha cambiado tu patito feo! Se ha convertido en el pato más ágil y bello de la laguna-
El patito azul, grandullón y torpe había dedicado parte del invierno para aprender a nadar con soltura y ahora sus hermanos lo seguian con admiración.
Ser diferente no es un perjuicio, puede convertirse en un valor.

viernes, 19 de junio de 2020

Piolín

En primavera la casa nido colocada bajo el balcón albergó a una familia de herrerillos. Las continuas entradas y salidas de los padres y el bullicioso sonido de los pequeños que esperaban su alimento nos hacía pensar que la prole era numerosa.
Al poco tiempo comenzaron a salir, los rayos de sol primaverales ayudaron a secar sus plumas y desplegar sus alas. Todos emprendieron el vuelo hacia su nueva vida, todos menos uno, que volvía todos los días al que fuera su hogar. Piolín nos saludaba con el tamborileo de su pico en la ventana mientras estábamos comiendo, un día dejó de venir y todos le echábamos de menos. No se había ido muy lejos... solo a unos metros en el pequeño bosque los abedules están repletos de pequeños insectos, su comida favorita, allí se ha instalado nuestro Piolín.

viernes, 5 de junio de 2020

Moucho

Este pequeño búho, denominado moucho en Galicia y otros lugares de España,  Mochuelo común (Athene noctua)  es un ave nocturna pero en ocasiones se puede observar durante el día.
"Cuando el moucho mía, no es de noche ni es de día" este dicho popular refleja los hábitos del mochuelo, su canto "miar" similar a un maullido de gato se escucha durante las horas que transcurren entre el día y la noche. Luscofusco es el nombre que damos por estas tierras a ese momento del día.

sábado, 30 de mayo de 2020

Incertidumbre...

Esta imagen de un helecho replegado sobre sí mismo refleja nuestro estado de ánimo actual.
La incertidumbre sobre lo que nos espera en el futuro nos obliga a "desescalar" con temor. Somos como la hoja que se despliega poco a poco y asustada.
Una de las caraterísticas de la gente que vive en esta esquina del continente es nuestro carácter realista y pragmático con un punto de indecisión, eso nos lleva a sopesar mucho las decisiones antes de tomarlas.
Como los helechos vamos desplegándonos con lentitud, calma, y temor...