jueves, 14 de junio de 2018

La piel de Galicia

La piel de Galicia es su paisaje: sus bosques, sus campos extensos, sus ríos, sus fuentes...
La relación con la naturaleza es algo que va en nuestro ADN.
La vida transcurre lenta, en armonía con el clima. Se dice que nuestro caracter es taciturno y triste, yo lo definiria como tranquilo y calmado, es el sentimiento que produce vivir rodeados de belleza natural.  Solo se cumple el tópico cuando nos alejamos de nuestra tierra, en ese momento sí, nos invade la tristeza y la "morriña." 
 Los campos verdes son inherentes al paisaje de Galicia.

 El río va tranquilo camino del mar...

 Todo forma parte de nuestra piel, los animales, el agua, la piedra...

 Calma y tranquilidad...

 Nos resulta realmente difícil vivir lejos de todo esto...

 La vida en modo slow...

viernes, 8 de junio de 2018

Las formas del agua

Lentamente y a lo largo del tiempo el agua da forma a las rocas.
Los huecos causados por la erosión y la fuerza del agua en la piedra, van formando figuras que llenan de arte natural el curso de los ríos. La corriente mueve piedras, que a su vez van limando gradualmente las rocas.
Los inícios de los ríos en las montañas forman cascadas, llamadas fervenzas en Galicia.  La que que muestro hoy es la Fervenza de Liñares, un espacio cercano, lleno de belleza por la gran cantidad de figuras en piedras formadas a lo largo del tiempo y la erosión. 
 Si afinamos la imaginación nos parece ver formas de animales prehistóricos en el agua. 

 La belleza de las cascadas es siempre fascinante.

 Las rocas presentan hoquedades de entrada y salida del agua.

 Arte en la naturaleza.

 Las montañas se abren para dar paso al início del río.

 Aguas puras y llenas de vida.

 No es necesário el escultor, la naturaleza lo es.

jueves, 31 de mayo de 2018

Vela y viento

En el antiguo Egipto los habitantes de las zonas ribereñas añadieron velas a sus embarcaciones para remontar el Nilo río arriba. Desde entonces los veleros han descubierto nuevos mundos, librado grandes batallas y seguido rutas comerciales.
Durante siglos las velas se desplegaban sobre algún elemento flotante, como el viento no siempre sopla en la misma dirección, la navegación a vela se convertía en algo muy aleatorio.
La evolución en la forma de los cascos ha servido para que la vela ayudada por el conjunto del barco, sirva para desviar la dirección del viento.
Hoy en día los veleros se dedican casi exclusivamente para actividades de recreo y deportivas.
Los deportistas y aficionados tienen en las aguas y costas de Galicia un lugar propicio para practicar el deporte de la vela.
Un miembro de mi familia es uno de ellos y el autor de algunas de las fotos que ilustran este post.
 Velas y viento en la mejor dirección.

 La mejor vista desde cubierta. Las Islas Cíes al atardecer...

 Hermosos veleros para cruzar los mares.

 Los astilleros, ubicados en los puertos para la reparación de las embarcaciones.

 España es un país con muchas medallas olímpicas en el deporte de la vela.


jueves, 24 de mayo de 2018

Castillos, princesas y dragones

Los castillos nos fascinan, estas fortalezas cargadas de historias nos llevan a desarrollar nuestra imaginación.
No hace falta ser niño para imaginar caballeros con armaduras, princesas en apuros, y por qué no, fieros dragones.
Al cobijo de las murallas alzamos la vista y observamos a una bella dama de largas trenzas doradas, con la mirada triste. Vive encerrada sin poder salir a los hermosos jardines, el fiero dragón está acechando en el espeso bosque, ya ni siquiera puede pasear por las almenas, so pena de que la atrape y se la lleve volando entre sus fauces.
Bajamos la mirada hacia el puente levadizo y nos parece oír los cascos de un caballo, afinamos el oído y escuchamos ruido de pasos con el rechinar de una armadura, oh sí, el caballero lucha con el dragón para salvar a la princesa.
Una vez vencido el peligro el príncipe sube a liberar a la bella dama y vemos como ambos pasean por la galería del castillo.
Al salir nos cruzamos con numerosos visitantes y nos sorprende que ninguno se de cuenta del hermoso caballo blanco que está al final del puente...

 Fortalezas que nos llevan a imaginar historias y leyendas.

 Almenas y torres protegían la vida de sus habitantes.

 Bellas y sólidas construcciones.

 La vida en los castillos nos resulta fascinante.

 Muchas batallas, sin duda se vivieron entre estas piedras.

 Los espíritus de los antiguos moradores continúan entre las murallas...

 Misterios sin revelar favorecen la imaginación.