miércoles, 2 de septiembre de 2015

Aroma de lavanda

Hoy os muestro como recojo y guardo la lavanda. Una vez que las espigas están secas, corto ramilletes y los pongo en una bolsa tipo gasa, esto es, para que cuando estén colgadas, acabando de secarse, no se caigan las flores. Ato la bolsa, y la cuelgo unos días, para que terminen de secarse.  Pasados los días, separo las flores de las ramas y las meto en bolsitas. Son perfectas para aromatizar cajones y armarios, con toallas, ropa blanca etc. Además, son antipolillas. A mi me encanta el olor a lavanda. Otro día os enseñaré como hago un suavizante ecológico para la ropa, utilizando lavanda
Corto las espigas, una vez que las flores se han secado
 Hago ramilletes, y los ato con rafia 
Este año la lavanda, como casi todas las flores, acusó el efecto de la sequía. Tuvo menos flores que otros años

Las bolsas tipo gasa son ideales, las semillas que se desprendan, no caen
 Tengo a secar laurel, hierba luisa... el proceso una vez secas, es el mismo, separar las hojas de las ramas

 Al abrir la bolsa, el aroma a lavanda, lo inunda todo...
 Separo las flores de las espigas

Meto las flores en bolsitas
Listas para llenar la casa con el delicioso aroma a lavanda

No hay comentarios:

Publicar un comentario